martes, febrero 27, 2007


Un àngel que vuela mejor en las profundidades,entre los riscos negros de la diversidad....

Se define asì desde el inicio.La lìnea demarcada de salida y el estruendo del disparo desatando los nudos y a correr.

Latiendo,todavìa.

Por momentos y en desangeladas noches, noches de brumas y de claridad meridiana ; aquellas en las que descubre los pàrpados rebeldes,guerrilleros; hubo miedo.

Paran los latidos.

Ella lo ha visto. Ha estado mil y una frente al congelado instante de la muerte.

De golpe se detienen, a los golpñes pre-avisan.

El colibrì ,que late 350 veces por minuto, cambia esa prisa por su iridiscencia.

Ella sabe ,hoy,despuès del miedo,que cambiò prisas por el dolor vano,y que se le ha dado hoy,en su marca,una segunda chance.

Hoy y de milagro en posiciòn , espera

que atruene sus oìdos

el grito de la pòlvora.

8 comentarios :

Diana L. Caffaratti dijo...

Y habrá entonces, otra mirada y reconstrucciones.
Latidos sin ritmo alocado: marcados con metrónomo de música ligera.
Para que sigas, en la lucha, sin pausas y mucha calma; renacida con peto y corredela, escudo y guantelete, a yelmo abierto, como siempre, "ande yo caliente y ríase la gente"...
Y ya que estamos, recordemos a Góngora:


“ANDE YO CALIENTE...”

Ande yo caliente,

y ríase la gente.



Traten otros del gobierno

del mundo y sus monarquías,

mientras gobiernan mis días

mantequillas y pan tierno,

y las mañanas de invierno

naranjada y aguardiente.

y ríase la gente.



Coma en dorada vajilla

el príncipe mil cuidados

como píldoras dorados:

que yo en mi pobre mesilla

quiero más una morcilla

que en el asador reviente,

y ríase la gente.



Cuando cubra las montañas

de plata y nieve el enero

tenga yo lleno el brasero

de bellotas y castañas,

y quien las dulces patrañas

del rey que rabió me cuente

y ríase la gente.



Busque muy enhorabuena

el mercader nuevos soles;

yo conchas y caracoles

entre la menuda arena, escuchando a Filomena

sobre el chopo de la fuente,

y ríase la gente.



Pase a media noche el mar

y arda en amorosa llama

Leandro por ver su dama;

que yo más quiero pasar

de Yespes a Madrigar

la regalada corriente,

y ríase la gente.



Pues Amor es tan cruel

que de Píramo y su amada

hace tálamo una espada,

do se junten ella y él,

sea mi Tisbe un pastel,

la espada sea mi diente,

y ríase la gente.

Luis de Góngora.

mariel dijo...

gRcaias; sè de tu buen juicio. Pero ando aturdida por las risas de la gente ; esperarè el momento del silencio calmo y espero que no terde
que està que arde mi alma
de amarguras
que mis oìdos se atascan de patrañas
que nadie valora la verdad más pura
aquella que mostraste .
"la montaña de gestos verdaderos
se agobia por los vientos del desastre"

mariel dijo...

fe de erratas: ( como decìamos ayer) GRACIAS
TARDE

Claudia dijo...

Los ángeles acompañan, cuidan, protegen, guían y seguramente existirán otras acciones que se me escapan en esta tarde Madrileña…

Sin embargo pareciera que no todo el mundo puede ver un ángel, mas bien hay que descubrirlos, no se… sucede, una mañana, una tarde o una noche…

Besos desde este lado

mariel dijo...

Querida Claudia
llamo a los àngeles para que te cuiden
vos bajito y con tu voz contralto decile a los mios que paren un poco; hace años que hacen huelga.

Anónimo dijo...

aviso que como siempre no avisaste lo que te hiciste,menos mal que no paso nada.Vos me entendes,no?pero bueno,esta todo bien,te fuiste con una porqueria y volviste a escribir lindo.te dejo un beso.carmen

mariel dijo...

Hice lo que hice solita como debìa. Sigo de este lado; como sabès ,me cuesta mucho hacer mapitas.

azpeitia dijo...

Mi colibrí hubiera dejado de latir a los 50 impulsos por minuto que funciona normalmente, el día 12 de Mayo, y tú hubieras seguido enlazada en el barco Galerna de mi blog....a veces el orgullo nos juega muy malas pasadas...sobre todo cuando tu partenaire literario tiene la sensibilidad de un Geiger para largas distancias...He buscado este Angel de tus versos hasta encontrarlo...tu me lo has pedido..tu nombre Mariel y tus apellidos los aprendí hace tiempo y desde entonces se generó una especial corriente de simpatía y afecto, por la rotunda sinceridad de tus textos, y de lo poco que nos dijimos...hoy leo tu bella prosa y te digo...los vascos no olvidamos nunca a los amigos...la amistad es una religión....Un beso y no seas exagerada en lo que me dices...me harás sonrojar...tienes que ser una persona excepcional, eso es lo que me dice mi torpe intuición masculina.....azpeitia